Alexandr Ródchenko, arte al servicio de la revolución

Alexandr Ródchenko es una de las figuras centrales de la evolución artística en Rusia en el periodo posterior a la Revolución de 1917. Podríamos considerarlo como uno de los líderes de la vanguardia europea y del constructivismo ruso, último gran movimiento de vanguardia.

Los movimientos de vanguardia estéticos y filosóficos que se dieron en las tres primeras décadas del siglo XX en Europa transformaron tanto el concepto de cultura como el de arte. Con la 1ª Guerra Mundial y la Revolución comunista como telón de fondo los países estuvieron sujetos a importantes transformaciones que afectaron en mayor grado a los aspectos culturales y artísticos.

El arte pasó a considerarse como un instrumento de cambio social, al servicio de un objetivo. Se abandona el subjetivismo personal, no se hace arte porque sí. En esta época el arte lo encontramos supeditado a las exigencias que impone la sociedad industrial, que supone, según la mentalidad de la época, un reflejo de la civilización.

Las vanguardias artísticas y sus manifestaciones son numerosas: cubismo, dadaísmo, surrealismo, expresionismo, neoplasticismo y constructivismo.

La figura de Ródchenko es importante, entre otras, porque intenta acercar el arte a la dimensión pública, y más concretamente, al mundo obrero.

Ródchenko destaca sobretodo por proyectar su arte experimental en la producción industrial de objetos de uso cotidiano. Sustituye el arte bidimensional, el arte de caballete, por el tridimensional.

También sobresale por su diseño de carteles, pósters para exposiciones, libros y afiches para cine, su experimentación con la tipografía, el grafismo, la publicidad y la fotografía. Sus trabajos de fotomontaje, muy útiles para la propaganda política son notorios.

Su fotografía no podemos entenderla tanto como proganda social sino como medio de reeducación visual. La cámara había de actuar como el ojo educativo del hombre. Ródchenko busca el impacto visual, y a eso se debe la gran cantidad de perspectivas y ángulos que utiliza

Su vida tan prolífica, siempre al servicio de la revolución, de los ideales comunistas parece desdibujarse y desmoronarse casi al final de sus días, como bien ejemplifican numerosas reflexiones que hace en su Diario de 1943 donde la angustia por ser perdonado por el abandono progresivo de la practica de los ideales constructivista le come por dentro hasta el punto de llevarle, como algunos autores han tildado, hasta la marginación y desesperación. Parece ser que la evolución de su obra en conjunto señala una vuelta atrás, una vuelta al objeto, a la realidad existente como punto de referencia de la obra, y a una experimentación cada vez más limitada y cada vez más artística. En conclusión una vuelta a la pintura figurativa, representativa.

La explicación la encontramos en la imposibilidad de poder adecuar sus trabajos constructivistas en el marco industrial ruso de la década de los 20, y su progesivo paso a áreas como el diseño gráfico, publicidad, fotomontajes, fotografía, donde continuaba haciendo una labor por la sociedad socialista pero se alejaba de sus principios planteados en la fase inicial de construcciones materiales y tridimensionales. Esto se juntó a que cada vez se dependía más económicamente de este tipo de trabajos bidimensionales, al cual desviaron sus esfuerzos, al final, para acabar siendo su medio de subsistencia. Con esto se perdió progresivamente el ideal constructivista y se pasó a un ideal más artístico, a lo que contribuyó en gran medida el resurgimiento del realismo socialista, también alimentado, a mi modo de ver por este tipo de prácticas artísticas.

Todo esto condujo a la decadencia de este movimiento y en este sentido cabe entender las palabras del propio Ródchenko en su diario. No obstante, no hay que relativizar para nada la importancia preponderante de este magnífico artista que cultivo múltiples disciplinas, siendo representativo de todas ellas y que luchó por la difusión y mantenimiento de unos ideales al servicio de una sociedad. Además participó institucionalmente en este proceso de propagación de ideales ocupando cargos representativos dentro del aparato del estado y fue ejemplo y precursor de instituciones tan importantes como la Bauhaus en Alemania.

Videos:


Bibliografía

  • Iniciació a la història del disseny industrial. Camp i Valls, Isabel. Barcelona, Edicions 62, 1994
  • El constructivismo ruso. Lodder, Cristina. Madrid, Alianza, cop. 1988
  • Las vanguardias artísticas y la enseñanza en la Rusia de los años 20. Colón Llamas, Luis Carlos. Valladolid, Universidad de Valladolid, 2002

  • Folleto exposición “El Constructivismo Ruso”. Fundació Caixa Catalunya.

Enlaces de interés

Anuncios

~ por nestorparradolloro en 1 abril 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: