El valor del arte y la intervención del estado

La noticia de la exitosa subasta de la colección de arte privada de Yves Saint Laurent y Pierre Bergé, que recaudó la nada despreciable cifra de 374 millones de euros, entre los que se encuentran los 21,9 millones pagados por una butaca de la diseñadora de origen irlandés Eileen Gray y los 32 millones de un matisse, me suscita múltiples preguntas acerca del arte, como por ejemplo, ¿cuál es su valor? ¿está justificado este valor? ¿quién pone el precio? ¿cantidad de dinero es igual a calidad?, etc.

Bueno, en primer lugar, y que no se me enfaden los críticos ni artistas, pagar tales cantidades de dinero, a mi, particularmente, me parece una auténtica aberración, una vergüenza y una falta de respeto. Evidentemente cada uno hace con su dinero lo que quiere y no seré yo el que se lo prohíba. Legalmente, no tengo nada que decir. Es un mercado que se rige por la ley de la oferta y de la demanda, como “buen” sistema capitalista. Sin embargo, moralmente me parece un insulto a la sociedad, tanto en época de crisis como de bonanza económica; la de problemas que podría resolver tal cantidad de dinero. Podrían gravar un impuesto por obra de arte comprada y destinarla a labores humanitarias, por ejemplo. Sabrá el comprador del cuadro que ese es exactamente el dinero que la Comisión Europea tiene previsto destinar este año para hacer frente a la situación de Gaza en el conflicto con Israel, y que aún y así va a ser insuficiente para la supervivencia de muchos palestinos (http://www.webislam.com/?idn=13912). Sabrá este señor o señores que en diciembre del 2007 la ONU hacía un llamamiento internacional para recaudar 2600 millones de euros para proporcionar ayuda urgente a 25 millones de personas distribuidas por 24 países. Me pregunto si habrán colaborado (http://www.soitu.es/soitu/2007/12/10/info/1197306989_412984.html). De todas maneras, lo hayan hecho o no, tampoco tendría justificación.

Me pregunto también si cuando realizan la compra la hacen porque verdaderamente el arte les atrae como tal, por su valor estético y simbólico, por ejemplo, o lo hacen simplemente con el fin de invertir y con vistas a especular en un futuro venidero. La verdad es que a lo mejor estoy errando en el tiro y lo que realmente me repateé sea la desigual distribución de riquezas en el mundo y la concentración de capital. Realmente, a decir verdad, me da un poco igual que quien tiene el dinero se lo gaste en un cuadro que en salidas nocturnas, un coche, un yate o un jet privado o similar. Pero bueno, esto sería otro tema.

Interesante en este sentido es el trabajo de Ray Beldner consistente en recrear obras maestras de la arquitectura y de la pintura con billetes de curso legal, como crítica al concepto del valor del arte.

Otra cosa que siempre me he preguntado es cómo puede ser posible que personajes, ahora tan ilustres, como Van Gogh, Kafka o Gauguin murieran en el más profundo anonimato. ¿Qué leyes sigue el arte? ¿Cómo se explica esto? ¿Tiene unas leyes objetivas? ¿Si las tiene, por qué no se reconocieron antes artistas de la “talla” de los citados? El siguiente vídeo que encontré en internet me sugiere la idea de que muchas veces el valor que se le da a una obra de arte tiene que ver con el contexto donde tenemos contacto con esa obra de arte. En el video observamos como Joshua Bell, uno de los mejores violinistas del mundo se pone a tocar en el metro de Washington y para la gran mayoría de la gente pasa desapercibido.

Aunque creo que el vídeo es un poco trampa; no creo que el metro sea el escenario ideal para realizar tal experimento, siempre me he preguntado que pasaría si por ejemplo, Miquel Barceló, expusiera su obra en el metro de manera anónima. ¿Qué creen ustedes, qué se valoraría la obra como hasta ahora o pasaría desapercibida, como una más? Y si por el contrario expusiéramos la obra de un artista no consagrado en el Museo del Prado, ¿se revalorizaría?. En fin, no sé. Supongo que es algo muy personal.

Voy ahora a reproducir una cita de Daniel Keel, propietario del sello editorial suizo Diogenes, extraida de un blog que encontré (http://rosasilverio.blogspot.com/2007/02/el-valor-del-arte.html), que dice así:

“Ocurre exactamente lo mismo en la literatura que en la pintura. El proceso empieza por los medios de comunicación, que consideran bueno todo lo nuevo aunque no les importe en absoluto. Luego siguen los propietarios de las galerías de arte y los editores, quienes tratan de obtener ganancias con las obras. Después viene el impresor, a quien le tiene sin cuidado lo que imprime, y los dueños de tiendas y librerías, a los cuales les molesta esta situación pero no se atreven a decirlo. Finalmente está el lector o el coleccionista, quien se siente muy mal si no demuestra entusiasmo, aunque en realidad la obra le haya parecido terriblemente aburrida. Todo está basado en una cadena de mentiras, en una falta de valor para expresar convicciones propias. A las personas les da miedo que las tachen de no estar al día o de no entender el arte en absoluto. Alguna vez Picasso se preguntó por qué la gente se empecinaba en entender las pinturas, en vez de limitarse a mirarlas. El maestro hizo una buena comparación al señalar: `¿Quién quiere entender el canto de un pájaro? Uno lo escucha, y simplemente lo disfruta o no”.

He querido linkear esta página porque me parecen muy interesantes las preguntas que fórmula esta chica dominicana, que les reproduzco a continuación y los consiguientes comentarios que suscitan:

“¿Qué piensan ustedes? ¿Cómo puede medirse la calidad y trascendencia de una obra de arte? ¿Acaso depende del gusto personal o hay unos valores objetivos y universales? ¿Es posible que esa cadena de mentiras de la que habla Keel sepulte grandes obras e inmortalice otras que no valen la pena? ¿O creen ustedes que el verdadero arte logra imponerse sobre todas esas circunstancias?”

En otro blog, http://i-elanor.typepad.com/ielanor/2006/01/el_valor_del_ar.html , y viniendo un poco a colación, se nos habla de la reacción de uno de los expertos en Picasso, Pepe Karmel, ante la entrada en los Record Guiness de El niño con una pipa, como cuadro más caro de la historia. Para él este hecho representa un claro divorcio entre el mercado y los valores reales del arte.

En cuanto a la intervención del estado en la promoción, difusión y mantenimiento del arte me gustaría decir que me parece un poco hipócrita, por ejemplo, el hecho de que el gobierno español financie la obra de Barceló en la sede de la ONU, la controvertida cúpula de la vergüenza como Vicente Romero de El País la califica, con una partida de 500.000 euros procedentes de los Fondos de Ayuda al Desarrollo y que se justifique con que tal trabajo `contribuirá a la promoción de los derechos humanos y el multilateralismo´

Yo, particularmente, no estoy en contra de la intervención del estado en la difusión, mantenimiento y conservación del arte. Sin embargo, creo que se tendrían que establecer unas prioridades y destinar el dinero a lo que realmente se necesita. Soy consciente que no seré yo quien establezca lo que se necesita, pero lo que si que estoy seguro es que gastarse ese dineral en decorar la cúpula de la sede de la ONU es una decisión bastante desafortunada y, a mi modo de ver, ofensiva. Creo que la intervención del estado tendría que ir más destinada a la formación de futuros artistas, con la creación de centros, becas e incluso premios. No creo que la opción adecuada sea la de financiar la obra del pintor español más cotizado del momento. No creo que lo necesite; se podría haber financiado con capital privado. No creo que la solución sea tanto promocionar en el extranjero el arte español, si es que podemos llamarlo así, o si es que hay algo que no sea el lugar de procedencia de los artistas que unifique tal arte, sino más bien el formar o educar una consciencia crítica y analítica del que puede llegar a ser el futuro artista o crítico de arte mediante debates, foros, estudios, etc.. (http://agenciacritica.net/archivo/2005/10/el_intelectual.php)

Entradas de interés:

Videos:

  • Cuadros más caros del mundo

Anuncios

~ por nestorparradolloro en 16 marzo 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: