Tópicos en producciones culturales

Los tópicos son ideas triviales que carecen de toda importancia y novedad y que son sabidas de todos o por lo menos gozan de gran aceptación. Hay multitud de tópicos y, como la Real Academia Española nos señala, los tópicos suelen referidos a un lugar aunque también según su diccionario panhispánico de dudas se refiere a una “idea o expresión muy repetida”, lo que vendría a ser un sinónimo de estereotipo si nos atenemos a la definición que se nos en la R.A.E  sobre este término: ” Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable”. 

En España por ejemplo el tópico es el flamenco, los toros y la fiesta, entre otros. Echen un vistazo sino a las siguientes páginas: http://www.cyberspain.com/life/toros.htm, http://www.red2000.com/espana/espana.html

Al final de esta reflexión encontramos una serie de enlaces bastante ejemplificadores.

topico-espana1

Que se tengan o se difundan estas ideas, sin embargo, no quiere decir que se asemeje con la realidad. Muchas de estas ideas pueden ser falsas o, más bien dicho, equívocas.

Según mi punto de vista el tópico se puede evitar en determinados casos aunque bien es cierto que muchas veces el tópico se utiliza no con mala intención sino más bien como gancho o herramienta para atraer a una audiencia, como por ejemplo en el caso de películas como Vicky Cristina Barcelona, donde encontramos representada la típica imagen de Barcelona (1). Muchos de estos tópicos como es el caso de esta película favorecen la difusión, conservación y mantenimiento de una cultura y unas prácticas o rasgos característicos propios de una sociedad, rasgos que poco a poco se van perdiendo, debido en gran parte a la globalización, que según señala la obra La Migración Digital de Lorenzo Vilches, está provocando la desaparición de gran parte de pequeñas civilizaciones y sus culturas. Estos tópicos, por tanto, pueden hasta ser, según desde el punto de vista que se mire,  hasta positivos. Pueden ayudar a entender una sociedad y hasta favorecer la integración. Aún así tiene que quedar claro que esa imagen de Barcelona no se corresponde cien por cien con la realidad de la ciudad, ya que se obvian otras muchas prácticas y costumbres no tan enraizadas en la opinión pública, pero no por ello menos significativas y representativas de la ciudad.

Generalmente, incluso desde las mismas instituciones gubernamentales se difunden tales tópicos con el fin de atraer el turismo.

Hay, sin embargo,  en casos en que creo que se debería evitar, y sobretodo si se trata de producciones culturales. Y se debe evitar porque en primer lugar, como ya hemos dicho, no es cierto que el tópico sea representativo de la mayoría de los miembros del colectivo, lugar al que supuestamente identifica y muchas veces puede generar una serie de problemas como son, por un lado, el exclusivismo y, por otro, la postergación de ciertas prácticas, actitudes o pensamientos. Por ejemplo, en múltiples películas que tratan sobre el nazismo se nos presenta a los alemanes como partidarios del exterminio judío. No todos lo eran. Es como si ahora decimos que todos los israelies estan en contra del estado palestino. Podemos hablar pues de la existencia de múltiples realidades, difíciles de racionalizar en ideas sencillas, aunque es lo fácil y recurrente. A veces incluso son ideas caricaturescas. Ideas que pretenden resumir de manera sencilla la realidad y así ser más fácilmente asimiladas por la sociedad. Esto puede provocar incluso un encastillamiento en los valores culturales que se creen como propios. También, muchas de estas ideas pueden estar camufladas bajo la apariencia de verdades, con el peligro que esto conlleva: la manipulación.

Numerosos colectivos, como por ejemplo los rumanos, se ven perjudicados por la manera en que los medios de comunicación de ciertos países occidentales tienden a presentar solamente una imagen negativa de Rumania, debido a casos desafortunados y aislados. Los tópicos suponen la consideración de la totalidad por la actuación de una parte, y mucho me temo, aunque no tengo la información suficiente, que en muchos casos en sentido peyorativo. Igual pasa con los gitanos.

También en el caso del Islam, por ejemplo, hay múltiples tópicos que provocan prejuicios en gran parte de la sociedad occidental. En un artículo del diario gratuito 20 minutos se nos habla de los prejuicios mundiales y se nos muestra un atlas mundial de los tópicos, que reproduciremos aquí:

atlas-mundial-prejuicios

 

Se debería, según mi punto de vista, evitar los tópicos en cuestiones de producción cultural siempre y cuando la visión que ofrezcan no sea la real y puedan ofender o incluso perjudicar ciertos colectivos, pensamientos o actitudes. Evidentemente, también creo que se puede hacer, precisamente evitando caer en la idea sencilla, trivial y analizando con un poco más de precisión y profundidad las diferentes realidades que conforman una comunidad o un colectivo. Es necesario cambiar los rumbos de producción cultural teniendo más en cuenta las “diversidades y las singularidades” (http://laventana.casa.cult.cu/modules.php?name=News&file=article&sid=2001) No me estoy refiriendo aquí a que no haya que tratar el nazismo en el caso de Alemania, o la droga en el caso de las fabelas brasileñas. Simplemente quiero decir que no hay que reducir toda consideración cultural acotando la realidad a tales fenómenos. Hay que ejemplificar en el mayor grado posible la diversidad y no quedarse en la simple y fácil formulación de la idea trivial, comunmente aceptada por la mayoría.

Esto es lo que hizo precisamente Joaquín Sorolla cuando el mecenas Milton Hungtintgton le encargó la decoración de una de las salas de la Hispanic Society. Contraviniendo la intención del mecenas rehusó decorar la sala basándose en los tópicos españoles (toros, flamenco, etc..) y buscó dar una imagen más costumbrista. Esta exposición la podemos ver en el Museu Nacional d’Art de Catalunya: “Sorolla, Visión de España”.

Me  parece injusto englobar al todo por una parte. Además propongo a productores culturales que hagan una revisión de los tópicos porque las sociedades evolucionan y igualmente sus prácticas, costumbres, pensamientos, etc..

Y me gustaría advertir del peligro que pueden comportar los tópicos de carácter “peyorativo”, porque hay que saber que una vez tienes una idea preconcebida de algo es muy difícil cambiarla, aunque luego recibamos alguna información que la contradiga.

Creo que se necesita un enfoque diferente. Mi punto de vista iría encaminado hacía la profundización y la investigación rigurosa, sobretodo en casos en que el tópico pueda generar controversia y marginar ciertos tipos de colectivos al utilizarse de manera peyorativa o al omitir ciertas realidades.

 mapaeuropaxx

 

 

Enlacés de interés:

Videos:

Los estereotipos (visto por estudiantes universitarios)

Parodia a los estereotipos publicitarios

Estereotipos (fragmentos de películas)
 
Estereotipo de la media (en clave de humor)
Anuncios

~ por nestorparradolloro en 28 febrero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: